pinterest-site-verification=7f8276825c6953db3023ce439148e558 a0iw4a8y61kbiligoyv72r46goidfo.html 58277624 pinterest-site-verification=7f8276825c6953db3023ce439148e558
top of page
  • Foto del escritorSylvia

Cuándo regar mis plantas

Así como es importante elegir la planta correcta para el espacio adecuado, es importante saber cuándo regar cada una de tus plantas o árboles.


La frecuencia de riego para una planta puede variar dependiendo de varios factores, pero aquí hay algunas pautas generales que podrían ayudarte:

  • Comprueba la humedad del suelo: Antes de regar, verifica la humedad del sustrato. Inserta tu dedo en la tierra alrededor de 2-3 centímetros de profundidad. Si la tierra está seca a esa profundidad, es hora de regar. Si aún está húmeda, espera un poco más antes de volver a regar.

  • Tipo de planta: Las diferentes plantas tienen necesidades diferentes. Algunas plantas necesitan más agua que otras. Las suculentas, por ejemplo, generalmente necesitan menos agua que las plantas de hojas grandes y exuberantes.

  • Época del año: Las estaciones pueden influir en la frecuencia de riego. En general, las plantas necesitan más agua durante la temporada de crecimiento (primavera y verano) y menos durante los meses más fríos (otoño e invierno).

  • Condiciones ambientales: La temperatura y la luz afectan la frecuencia de riego. En climas cálidos y soleados, es posible que necesites regar con más frecuencia debido a la evaporación más rápida del agua en el suelo.

  • Tipo de recipiente: El tipo de maceta y el sistema de drenaje también pueden influir. Asegúrate de que tus macetas tengan agujeros de drenaje para evitar el encharcamiento.

  • Síntomas de deshidratación: Observa tu planta para detectar signos de deshidratación, como hojas marchitas o caídas. Estos signos pueden indicar que la planta necesita agua.


En resumen, la clave es observar tu planta con regularidad y ajustar la frecuencia de riego según sus necesidades específicas. Es importante evitar tanto el exceso como la falta de agua, ya que ambos pueden ser perjudiciales para la salud de la planta.


Cuándo regar mis plantas

Vamos a poner un ejemplo:

Tengo 2 plantas del mismo tipo y tamaño (altura y fronda) pero una de ellas se encuentra en una maceta al interior y sin sol y la otra colocada en el suelo del jardín y recibe un poco de sol por la tarde....... Pregunta:

  • Las 2 las regarás el mismo día?

  • Regarás la planta al exterior todos los viernes?

  • Regarás la planta de interior cada 3 días?

  • Si la planta que se encuentra al exterior, tuvo un periodo de lluvias intensas.... NO LA RIEGUES!

  • Si la planta que está al interior, tiene el sustrato húmedo.... NO LA RIEGUES!

  • Si la planta que se encuentra al exterior, tuvo un periodo de exceso de temperatura, aunque todavía "no le toque" .... por favor riégala!


El riego de una planta, debe realizarse más por la biología de la misma que por facha-calendario. Si bien, existen algunas reglas generales para riego, he visto más plantas o árboles dañados por exceso de riego que por falta del mismo


El exceso de riego puede ser igual de perjudicial para las plantas que la falta de agua. Aquí hay algunas consecuencias del exceso de riego:

  • Asfixia de raíces: El exceso de agua en el suelo puede ahogar las raíces al impedir que el oxígeno llegue a ellas. Esto puede llevar al deterioro de las raíces y a la descomposición, lo que afecta la capacidad de la planta para absorber nutrientes y agua.

  • Podredumbre de raíz: El suelo constantemente húmedo puede propiciar el crecimiento de hongos y bacterias que causan la podredumbre de las raíces. Esto debilita el sistema de raíces y puede llevar al deterioro completo de la planta.

  • Falta de aireación: El suelo saturado de agua impide la circulación del aire, lo que también afecta negativamente a las raíces y al crecimiento general de la planta.

  • Marchitamiento de hojas: Las hojas pueden mostrar signos de marchitamiento, amarilleo o caída cuando una planta recibe un exceso de agua. Esto se debe a la falta de oxígeno y al daño en las raíces.

  • Aumento de plagas y enfermedades: El suelo constantemente húmedo puede atraer plagas y enfermedades que prosperan en ambientes húmedos y favorecen la descomposición de la planta.

  • Nutrientes lavados: El exceso de agua puede lavar los nutrientes del suelo antes de que las raíces puedan absorberlos, lo que lleva a una deficiencia nutricional en la planta.

Para evitar los problemas derivados del exceso de riego, es esencial ajustar la frecuencia de riego según las necesidades específicas de la planta y asegurarse de que el suelo tenga un buen drenaje para permitir que el exceso de agua se escurra. Además, es importante observar las señales que muestra la planta para determinar cuándo regar, en lugar de seguir un horario rígido de riego.



61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page